Los diferentes tipos de cajas fuertes

Existe una amplia variedad de cajas fuertes entre las que escoger, por ello y antes de seleccionar una caja en concreto resulta ideal leer un artículo como este que muestra las principales modalidades de cajas fuertes existente.

Una caja fuerte puede ser escogida por distintos motivos y su elección debe de ir especialmente dirigida según el tipo de uso que se le vaya a dar a la misma, pues no es lo mismo una caja fuerte que desee empotrarse en un hogar que una caja fuerte para las habitaciones de hoteles, etc.

Diferentes modelos de diferentes cajas fuertes, ello es lo que se puede encontrar en las siguientes líneas. Cajas de distintos tamaños, sistemas y niveles de seguridad, etc. Luego de leer este artículo tan sólo resultará necesario escoger el modelo concreto que más se ajuste a nuestras necesidades.

Cajas fuertes de sobremesa

Las cajas fuertes de sobremesa también son coloquialmente conocidas como cajas fuertes de sobreponer. Las mismas son cajas fuertes pensadas para quedar expuestas externamente y no para ser empotradas, ello hace que -habitualmente- las cajas de sobremesa tengan un nivel de diseño superior a las cajas fuertes pensadas para ser empotradas.

Existe una gran variedad de cajas fuertes de sobremesa, una gran variedad de cajas fuertes de sobreponer. Las hay de tamaños muy diversos. Algunas son extremadamente grandes para ser puestas en el suelo, todas ellas tienen la característica común de ser de un peso considerable para hacer difícil o muy difícil su movilidad.

Cajas fuertes de empotrar

Las cajas fuertes para empotrar son cajas especialmente pensadas para ser empotradas, por ejemplo, en una pared, aunque también pueden ser empotradas en un cajetín de cemento o ladrillos diseñado y creado especialmente para la misma.

Estas cajas fuertes se caracterizan por ser especialmente fuertes y pesadas. Son muy resistentes estructuralmente y también ofrecen un alto grado de seguridad en su sistema de apertura manual o por clave.

Cajas fuertes ignífugas

Las cajas fuertes ignífugas son unas cajas ideales para aquellas personas que además de seguridad contra robos busquen también seguridad contra incendios.

Este tipo de cajas fuertes se caracteriza por ser resistente a las altas temperaturas producidas por el fuego, incluso en sus modelos más avanzados son capaces de resistir el alcance directo de las llamas por algunos minutos (en mayor o menor número de minutos según el modelo concreto de caja fuerte de que se trate).

Normalmente las cajas fuertes que no son ignífugas ante un incendio resultarían gravemente dañadas, incluso destruidas, y el contenido de su interior deteriorado o dañado irremediablemente, con las cajas fuertes ignífugas ello no es así.

cajas fuertes ignifugas

Las cajas fuertes ignífugas tienen la capacidad de mantenerse ellas mismas integras a pesar de sufrir un incendio y ofrecen la capacidad de mantener el interior de las mismas estanco y fresco, manteniendo a salvaguarda el contenido que se pueda encontrar en su interior.

Tal y como se viene mencionando el poder ignífugo de estas cajas no es ilimitado y depende del modelo concreto su capacidad de resistir. Existen modelos capaces de resistir el fuego por ejemplo durante 60 minutos y ofrecen la capacidad de mantener la temperatura interior por debajo de un determinado número de grados centígrados.

Es importante conocer estos detalles pues según lo que se vaya a guardar en el interior de estas cajas resultará más adecuado escoger un tipo de caja fuerte ignífuga u otro. Así, a modo orientativo, decir que si se desean conservar en su interior papeles el nivel mínimo de resistencia a la temperatura producida por el fuego debe de ser algo superior a los 170ºC, mientras que si en su interior se van a conservar, por ejemplo, materiales electrónicos su capacidad de resistencia debe ser superior a los 50ºC, pues estos tienen un nivel de deterioro superior ante temperaturas más bajas.

Cajas fuertes camufladas

Las cajas fuertes camufladas son una excelente opción si lo que se persigue es que la caja fuerte que se instale pase lo más desapercibida posible. Este tipo de cajas fuertes son ideales para por ejemplo acoplarlas a un dormitorio, en la oficina, etc.

El diseño de las mismas puede ser muy variable y su elección dependerá de la ubicación que se pretenda para la misma, el objetivo es que la misma pase desapercibida mimetizándose con otros elemento habituales de su entorno.

Cajas fuertes de suelo

Las cajas fuertes de suelo son una variante de las cajas fuertes empotradas. La esencia de las mismas puede ser parecida pero en este caso están pensadas para ser empotradas en el suelo, debajo de una baldosa y pasar desapercibida por completo.

Las cajas fuertes de suelo son un hibrido muy bueno entre cajas fuertes empotradas y cajas fuertes de camuflaje. Ofrecen la seguridad de una caja fuerte que se empotra a la vez que ofrecen el nivel de intimidad de una caja fuerte de camuflaje, muy recomendables.

Cajas fuertes de alta seguridad

Todas las cajas fuertes son seguras, pero no todas las cajas fuertes tienen el mismo nivel de seguridad. A veces, según lo que se vaya a almacenar en su interior, igual no es necesario realizar la inversión un poco más elevada que suponen las cajas fuertes de alta seguridad, pero en muchos casos -cuando las cosas que se van a guardar en la misma tienen un alto valor- adquirir una caja fuerte de alta seguridad es la mejor opción.

Las cajas fuertes de alta seguridad ofrecen un nivel de seguridad superior al resto, están reforzadas tanto estructuralmente como en sus mecanismos de cierre y apertura. Este tipo de cajas son muy difíciles de abrir de no disponer de las claves o de las llaves correctas.

Cajas fuertes decorativas

Las cajas fuertes decorativas aúnan un alto grado de seguridad y facilidad de instalación con belleza estética y capacidad de pasar desapercibidas.

Este tipo de cajas fuertes están pensadas para integrarse de forma natural con el entorno y no resulta visibles a los ladrones que puedan intentar atacarlas.

caja fuerte decorativa

Cajas fuertes para hoteles

Aunque las hay de distintos tipos, las cajas fuertes para hoteles más habituales son aquellas cajas fuertes de sobreponer. Normalmente las mismas se instalan y anclan en el armario de la habitación de cada huésped.

Son cajas que ofrecen un buen nivel de seguridad a la vez que tienen un alto grado de simpleza para su utilización. Casi todas ellas funcionan con código (aunque también las hay de otros tipos) y una de las claves de este tipo de cajas es que el código de seguridad puede ser cambiado fácilmente después de cada uso por parte de cada huésped para que no se vea mermada su seguridad.

Resultan ideales para proteger las joyas y otros bienes preciados de posibles intrusiones indeseadas en la habitación o de la actuación de alguien amante de lo ajeno que forme parte del mismo personal del hotel.

Del mismo modo son el lugar ideal para guardar el pasaporte, llaves y otros documentos oficiales y elementos que de perderlos durante el viaje puedan suponer un grave trastorno en el desarrollo del mismo.

¿Qué caja fuerte adquirir?

No existe una única respuesta válida a la cuestión de cuál es la mejor caja fuerte para comprar pues en realidad la respuesta válida (si es que existe una única respuesta válida) sólo podrá darse después de considerar las distintas variables que aplican, son varias pero especialmente existen dos variables clave: el uso que se le va a dar y donde se le va a dar.

Si por ejemplo se le va a dar un uso doméstico y lo que se va a guardar en su interior no es extremadamente valioso con una caja empotrada convencional podrá bastar. Este tipo de cajas como ya se ha podido ver ofrecen un buen nivel de seguridad y una gran facilidad de instalación.

Por el contrario, si el uso es empresarial o se van a almacenar elementos de gran valor en el interior de la caja el uso de cajas de alta seguridad es lo más recomendable. Las cajas de camuflaje también pueden ser una buena opción en estos casos gracias al alto grado de “invisibilidad” que ofrecen.

¿Las cajas fuertes son seguras?

Todas las cajas fuertes son seguras por definición, pero tal y como ya se ha mencionado no todas ofrecen el mismo nivel de seguridad. Además de todo ello debe tenerse presente que el riesgo cero en la vida no existe prácticamente en ningún aspecto y tampoco en el de la seguridad, por ello no existe nada invulnerable al cien por cien, pero de lo que se trata es de dotarse de la caja fuerte más invulnerable posible según las necesidades que se tengan.

Con las cajas fuertes lo que debe perseguirse es dotarse de unos elementos muy seguros y robustos que se lo pongan prácticamente imposible al ladrón convencional y cuanto más difícil mejor a los ladrones profesionales más avanzados.

Teniendo en cuenta todos estos parámetros se puede escoger por ejemplo cualquiera de los modelos de cajas fuertes que se pueden encontrar por Internet que ofrecen modernidad, seguridad y buenas prestaciones en su conjunto.


En este articulo te contamos cual es la mejor caja fuerte del mercado.

Los diferentes tipos de cajas fuertes
4.5 (90%) 2 votos
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter