Funcionamiento de una cerradura

¿como funciona una cerradura?

Es muy posible que usted sea una de las muchas personas que se pregunta cómo funciona una cerradura. Y es que conocer cada detalle sobre cómo funciona exactamente una cerradura resulta verdaderamente importante, resulta indispensable, ya que de este modo no sólo usted podrá ser conocedor del complejo funcionamiento que poseen este tipo de dispositivos o mecanismos, sino que además se podrá saber mucho más sobre aquellas medidas de seguridad con las cuales se cuenta en el hogar.

Implicarse y preocuparse por conocer mucho más sobre el funcionamiento de una cerradura se puede tornar realmente importante para la población que está preocupada por la seguridad de los lugares y bienes que más quiere, ya que de este modo se podrá conocer con mayor detalle y fiabilidad la clase de seguridad que verdaderamente ofrece la cerradura de la que se dispone en la vivienda y tener la certeza de si verdaderamente se está o no se está protegido.

¿Cuál es el origen de la cerradura?

Aunque se desconoce cuándo fue el momento exacto en el cual se crearon las primeras cerraduras de la historia, se piensa que los primeros indicios de éstas fueron aproximadamente en el año 2500 a.C. y se cree que fueron los asiáticos los primeros en hacer uso de ellas.

Lógicamente, las cerraduras de antaño, las cerraduras que aparecieron hace siglos eran muy básicas y primitivas comparadas con las cerraduras que actualmente se pueden encontrar en el mercado. Es decir, unas y otros no se parecen en nada.

A pesar de ser unas cerraduras de gran simplicidad y que hoy en día nos resultarían completamente inútiles, en su época fueron muy utilizadas y apreciadas por la población. De hecho, siguieron siendo utilizadas hasta el año 500 a.C., momento en el cual las cerraduras comenzaron a evolucionar progresivamente hasta lo que conocemos en la actualidad.

Y es que como resulta evidente, no solo en la época actual las personas o familias buscan proteger sus bienes más preciados. La sociedad, ya fuese la de hace siglos o bien la actual, siempre ha buscado poder mantener seguras sus pertenecías o bienes de los cacos o ladrones, por ello desde que se tiene conocimiento de su existencia, las cerraduras nunca han dejado de utilizarse.

Desarrollo de la cerradura a lo largo de la historia

Como se mencionaba con anterioridad, no fue hasta el año 500 a. C que las cerraduras existentes en aquella época comenzaron a mostrar los primeros signos de evolución. Como cualquier persona puede imaginar, las cerraduras de antaño contaban con mecanismos verdaderamente sencillos y básicos, ya que se basaban únicamente en cerrojos de madera que se cerraban haciendo uso de unas simples clavijas.

Fue cuando llegó el siglo XV cuando las primeras cerraduras fabricadas con metal se comenzaron a fabricar, cerraduras mucho más difíciles de poder abrir debido a que contaban con un mecanismo más complejo. Pero aún tardan muchos años más en aparecer las cerraduras tal y como las conocemos en la actualidad.

Tuvo que llegar el año 1778 para que fueran inventadas las cerraduras embutidas, es decir, las cerraduras que hoy en día utilizamos en nuestras viviendas. Esta clase de cerraduras, mucho más evolucionadas y seguras que las primeras cerraduras de las que se tiene conocimiento, fueron creadas y patentadas por Roberto Barron.

Puede decirse que la aparición de dichas cerraduras fue la primera mejora considerable en cuanto a seguridad se refiere de la que se tiene constancia en el mundo de las cerraduras, y ello es debido principalmente a que únicamente con la llave adecuada se podía extraer el perno.

Pero ha de hacerse especialmente hincapié en que las cerraduras de llave con ranuras no fueron inventadas hasta el año 1784 por el famoso Joseph Bramah, quien fue capaz de dar el origen a las cerraduras que conocemos a día de hoy. Aunque sí que es cierto que las mismas eran mucho menos seguras, que las cerraduras de las que disponemos a día de hoy, en su día fue uno de los mejores inventos que ideo este conocido inglés.

¿Cómo funciona una cerradura?

El funcionamiento de una cerradura actual es bastante complejo, pero a pesar de ello es interesante conocer el método o mecanismo que utilizan las mismas para poder desempeñar adecuadamente su función y cumplir con su cometido.

En primer lugar y antes de nada es importante mencionar que una cerradura dispone de un resbalón, principal responsable de evitar que la puerta se pueda abrir. Dicho resbalón queda perfectamente encajado en el marco de la puerta, impidiendo que pueda abrirse ante delincuentes que deseen acceder a la vivienda. Solamente cuando es introducida la llave adecuada se puede accionar un pequeño muelle que permite que el resbalón se encoja y permita poder abrir la puerta.

Pero el funcionamiento de las cerraduras va mucho más allá, y es que las cerraduras poseen un cilindro en su interior que puede girar en el interior del tambor que posee la cerradura. Este mismo cilindro cuenta con múltiples perforaciones con una clavija. Esta clavija se encuentra dividida entre lo que se conoce como el perno y el contraperno. Ello permite que se introduce una llave que no es correcta, si se pretender abrir la cerradura con otra llave, la cerradura no reaccione y no se pueda abrir de ninguna de las maneras la puerta.

En otras palabras, si se pretende poder abrir la puerta en cuestión se deberá contar con la llave correcta, la llave con el dibujo adecuado, de lo contrario el mecanismo de la cerradura no permitirá su apertura y no hará su función. Lógicamente, este mecanismo podrá ser más o menos seguro según el grado de seguridad que brinde cada cerradura, ya que como es obvio las cerraduras de alta seguridad ofrecerán un plus añadido de seguridad.

aprende el funcionamiento de una cerradura

¿Cuáles son las partes de una cerradura?

A pesar de que nos hemos centrado en hablar el resbalón o pestillo de la cerradura, hay que mencionar que son muchas otras las zonas o partes que forman una cerradura, partes que se deben conocer:

  • Tambor: Se trata de una pieza al cuerpo de la misma cerradura cuyo interior aloja el bombín o cilindro con sus correspondientes pines. Destacar que cada tambor posee el mismo número de pines que el bombín o cilindro.
  • Pomo: También conocido como manija o tirador, el pomo de una cerradura se encarga de accionar su mecanismo justamente en el momento en el cual lo hacemos girar con una mano o bien se tira del tirador, según el caso.
  • Perno: El papel del perno en una cerradura es realmente importante. Esta pieza metálica puede tener diferentes longitudes y se trata básicamente de un elemento de unión.
  • Cilindro: También conocido como bombín, el cilindro es una pieza alargada y cilíndrica que posee una longitud algo mayor que la de la llave necesaria para poder abrir la puerta. El cilindro posee una apertura en la zona delantera que se conoce como bocallave.
  • Bocallave: Se trata de la zona u orificio a través del cual se inserta la llave para poder abrir la puerta.
  • Frente: Se trata de una zona frontal visible desde la parte exterior de la puerta, en la que se localiza la bocallave.
  • Cerradero: Cuando se habla del cerradero se habla de la placa metálica que se localiza en el marco de la puerta donde queda insertado el resbalón o pestillo, así como los demás elementos de cierre que forman la cerradura.
  • Llave: Cada clase de llave posee un mecanismo diferente para poder abrir eficazmente la cerradura para la cual ha sido diseñada. Existen múltiples tipos de llaves que merece la pena conocer:
    • Llave clásica
    • Llave de sierra o serreta
    • Llave de seguridad
    • Llave de paleta o paletón
    • Llave de pompa
    • Llave cruciforme

Gracias a los diferentes elementos que componen una cerradura se puede garantizar una buena seguridad y un cierre adecuado de las puertas, las cuales solamente podrán ser abiertas con la llave correcta, con una llave concreta. Lógicamente, si esto no funcionase de este modo, sería un verdadero caos, ya que todo el mundo podría abrir puertas con cualquier llave, por lo que no ofrecerían ninguna clase de seguridad en los hogares.

Recordar que en el caso de perder las llaves de casa, o de cualquier otro lugar, es esencial ponerse en contacto de manera inmediata con una empresa de cerrajeros para cambiar la cerradura y evitar riesgos innecesarios. Lo mismo sucede cuando la cerradura de la puerta no funciona correctamente, ya que será indispensable que le eche un vistazo un experto en cerraduras.

Si las cerraduras de su hogar le dan problemas, ha perdido sus llaves o bien desea cambiar la cerradura del hogar por un modelo que le ofrezca mayor seguridad, lo más adecuado es que se decante por contactar con una empresa de auténticos cerrajeros, una empresa profesional, seria, fiable, transparente y que le brinda la mayor calidad en cada trabajo.

Ahora que ya sabe mucho más sobre las cerraduras, es momento de detenerse a valorar si la cerradura de la que se dispone verdaderamente es la más adecuada para su hogar y si se puede escoger un mejor modelo.

Funcionamiento de una cerradura
5 (100%) 1 voto
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter