¿Cuándo es más barata la luz?

articulo sobre cuando es el precio de la luz más barato

La factura eléctrica se ha convertido en uno de los principales gastos de los hogares y en un auténtico rompecabezas para millones de hogares. Entender el coste de la energía eléctrica puede parecer más complicado que resolver el más complicado de los sudokus y siempre surge la pregunta de cuándo es más barata la luz, ante esa pregunta corresponde dar respuestas.

La verdad es que en el mercado actual saber cuándo es más barata la luz no tiene una única respuesta, saber cuándo es más barata la luz de noche o de dia depende de múltiples variables y de distintos factores, pero sí que existen distintas apreciaciones, enfoques e inputs que pueden acercarnos hacia esos momentos que nos permitirán reducir nuestra factura manteniendo el mismo nivel de consumo eléctrico.

Las variables para entender cuándo es más barata la luz

Obviamente, y de forma independiente y paralela a lo que en este asunto se tratará como elemento base, que es saber cuándo es más barata la luz, corresponde decir que la mejor forma de pagar menos luz es consumiendo menos energía o consumiendo la energía de una forma más optimizada mediante el uso de sistemas de alta eficiencia energética y de bajo consumo, y ello es así pues en realidad al final la factura de la luz (con independencia de todos los impuestos y cargas que la misma lleva) no es más que el resultado de la energía gastada y esa energía gastada tiene una medida para cocerla y calcularla: los kWh.

Pero del mismo modo que gastar menos luz o gastarla de forma más eficiente es la forma más certera de pagar menos luz, también es cierto que a un mismo uso se puede pagar más o menos y ello es así dado que el precio del kWh no es estable, constante y permanente en el tiempo, así no es lo mismo gastar X kWh cuando los mismos están a un determinado precio (el precio del kWh difiere según distintas variables) que cuando el mismo está a otro precio.

Lo anterior nos lleva a realizarnos una pregunta que puede parecer simple pero que en el fondo es donde se encuentra el meollo de todo el asunto, el centro de toda la cuestión. Y la pregunta a la que todo lo anterior nos conduce es la de saber cuanto vale cada kWh que consumimos y la respuesta es que no existe un precio fijo, que depende, pero ello no presupone que tengamos que pagar más o menos por el mismo a final de mes de una forma indefectible, puede parecer complicado pero tal y como veremos en las siguientes líneas es mucho más fácil de lo que parece y todo ello nos llevará a entender en su globalidad cuando es más barata la luz.

franjas con la luz mas barata

Pagar más o menos luz o pagar siempre la misma cantidad

Igual que cuando vamos a repostar nuestro coche nunca pagamos exactamente lo mismo, o mejor dicho, aunque siempre paguemos lo mismo no siempre recibiremos exactamente los mismos litros de combustible por ese importe con la luz (con sus marcadas diferencias pues en ese caso sí que recibiremos siempre la misma luz lo que sucederá es que podrá cambiar lo que pagamos por ella) pues su precio va cambiando constantemente.

Ahora, siguiendo con la analogía de combustible para vehículos, imaginemos que suscribimos un acuerdo con una cadena de gasolineras y siempre nos ofrecen una “tarifa plana” para el mismo número de litros, es decir, que si vamos a poner X euros siempre recibiremos Z litros de combustible, pues ello con la luz desde hace ya tiempo en nuestro mercado eléctrico también es posible y ello es lo que nos marca lo que se mencionaba anteriormente de que no siempre que saber cuando es más barata la luz signifique que vayamos a pagar más o menos luz, todo dependerá del contrato que tengamos establecido con la compañía de la luz que tengamos contratada.

En el mercado actual, existen y coexisten y conviven los dos modelos, existe el modelo del mercado libre y luego existe el modelo del mercado regulado. ¿Cuál es mejor? Depende, en realidad si se miran las cifras puede verse que la mitad de los hogares está acogido a un sistema mientras que la otra mitad está acogida al otro modelo, así que para gustos colores.

Todos los modelos tienen sus ventajas y sus desventajas, por un lado el mercado regulado debería marcar una tendencia siempre a pagar menos de media pero por el contrario el mercado regulado se basa en que a la hora de facturar la luz consumida se facturara cada kWh con el precio vigente en cada momento, con la consiguiente inestabilidad que ello conlleva pues nunca se sabrá de antemano lo que va a pagarse y con el riesgo de enfrentarse al encarecimiento de la electricidad, aunque también en este sentido esa misma desventaja puede convertirse en la ventaja de aprovechar los momentos de bajada del coste eléctrico algo que no ocurre del mismo modo en el mercado libre.

Por el contrario, el mercado libre ofrece que uno pueda acogerse a las “tarifas planas” que nos ofrecen las compañías, nos permite acogernos a los paquetes cerrados de consumo con un precio fijo y ello nos otorgará la estabilidad y tranquilidad de que siempre pagaremos lo mismo por el consumo que hagamos (atención a los límites y otras condiciones que se puedan imponer en la letra pequeña de los contratos) pero por el contrario, del mismo modo que podremos ganar dinero (ya que pagaremos menos) cuando la luz suba de precio y nosotros siempre paguemos lo mismo pues ello no nos afectará, también podremos poner dinero si el precio del kWh no se encarece o sino amortizamos la oferta comercial que nos hacen y al final por pagar una cifra fija a final de mes la cifra que se acaba pagando habitualmente es más alta que la que se pagaría en el mercado regulado.

Por poner otra analogía se puede mencionar por ejemplo otro caso que (salvando las numerosas diferencias que existen entre ambos supuestos) tiene parecidos similares: ¿qué es mejor una hipoteca fija o una de variable? La respuesta será que depende, siempre dependerá de la evolución en ese caso del tipo de interés, mientras el mismo se mantenga bajo siempre será mejor pues pagaremos menos y siempre podremos beneficiarnos de ello sin por ello tener que pagar ese plus de más para pagar una cantidad fija que nos de tranquilidad, pero por el contrario si el tipo de interés se dispara podremos llegar a pagar más.

Al final no existe una opción buena ni una opción mala pues dependerá de cada cliente y de su personalidad, deseos y forma de ser, pero centrando este asunto en cuando es más barata la luz decir que su cálculo no es fácil, pero puede llegar analizarse.

Tal y como funciona el sistema en la actualidad no resulta para nada fijo establecer un patrón fijo, ni unas horas concretas para decir que esas son las horas siempre más baratas, pues eso con el sistema actual ya no es para nada así.

En realidad, el precio resulta establecido diariamente y es publicado por Red Eléctrica de España (REE), en realidad acceder a su Web (o utilizar las distintas aplicaciones que existen para ello) es la única forma de conocer a que horas del día siguiente la luz será más barata (pues los precios cambian según los tramos horarios a lo largo del día y de la noche) y poder entonces así planificar el uso que se va a hacer de la luz.

Siguiendo ese control para saber cuando es más barata la luz es que se puede comprobar que existen determinados días de la semana y determinadas horas del día o de la noche que pueden ser más caros y otros momentos mucho más económicos, sabiendo eso será el momento de planificar cual es el momento de poner el lavavajillas, la lavadora o realizar otras acciones de mayor consumo eléctrico.

El gran problema de lo anterior es que tal y como se decía no existe un patrón marcado y predefinido de cuando es el mejor momento para consumir más electricidad pagando menos, no exista una única pauta si bien resulta cierto que si uno se mira una radiografía de los datos históricos parece que en determinados momentos existe una mayor propensión a tener unos costes más baratos, ese es por ejemplo el caso de los domingos en horas diurnas y los días laborables en horas de madrugada.

Ahora bien, esta aproximación que se ha realizado en el párrafo anterior debe de tomarse con pinzas y no es ni mucho menos exacto, ni una orientación o recomendación de consumo pues el mercado es absolutamente cambiante, impredecible y existen multitud de variantes y variables que lo alteran. Además, dicho acercamiento tampoco muestra una tendencia neta a que siempre sea así sino que más bien marca que en determinados momentos el mercado parece más predispuesto a que sea así y así y todo con determinados matices y salvedades dentro de esas mismas franjas horarias.

¿Cuándo es más barata la luz?
5 (100%) 2 votos