Por qué debemos colocar una reja extensible

Tanto si se vive en una vivienda donde el acceso “a pie de calle es muy fácil” o se tiene cualquier tipo de local la seguridad mediante rejas extensibles resulta determinante. Analizaremos en este artículo algunos aspectos relacionados con las rejas extensibles.

En realidad, las rejas no son algo exclusivo, ni mucho menos, de las plantas bajas o de los locales, pues en realidad cualquier puerta de entrada o de ventana que sea susceptible de ser atacada por un ladrón es buen lugar para colocar uno de estos elementos, pero sin duda son las plantas bajas y los locales los lugares donde más se utilizan las rejas extensibles.

Las rejas extensibles son elementos realmente útiles y por ello hace muchos años que se encuentran en el candelero de los elementos de seguridad para una puerta o ventana. Elementos muy útiles de los cuales se pueden encontrar de infinidad de modelos, con a la vez una infinidad de distintas calidades. Por ello, por la gran variedad de modelos, tipos y calidades existentes es que resulta muy importante conocer sobre la misma y dejarse asesorar por profesionales para acertar en la elección.

Ventajas de las rejas extensibles

Sin duda una de las grandes características de las rejas extensibles es que son removibles, es decir, que se pueden poner y quitar. Esta es una de las grandes características de las rejas extensibles a la vez que una de sus principales ventajas.

La verdad es que cuando se habla de “poner y quitar” puede pensarse que se está hablando de elementos muy endebles o que se pueden coger y llevarse sin más y ello para nada es así. Una vez instaladas, las rejas extensibles son un elemento muy fuerte y difícil de mover pues quedan como un elemento fijo en el lugar donde se han quitado, pero luego, si un día se quiere desmontar no es tan difícil de hacerlo como por ejemplo en el caso de unas rejas empotradas en el cemento.

En el caso de las rejas extensibles se trata de quitar los tornillos de las guías y los demás elementos que conforman las rejas extensibles, pero en ningún momento hay que realizar obras ni grandes reformas.

Otra de las grandes ventajas de este tipo de rejas es que al poderse abrir y cerrar libremente aportan un grado de libertad y de sensación de apertura que otras rejas no aportan. Así, por ejemplo, unas rejas que resulten instaladas de forma fija con cemento se quedan cerradas para siempre, en esa ventana nunca se podrá, a priori, abrir ni cerrar la reja, y eso si bien puede ser bastante seguro también es cierto que puede generar sensación de encierro, etc.

Además, aún a colación con lo anterior, cabe añadir que, en el supuesto de las rejas fijas, algunos modelos de las mismas pueden ser incompatibles para colocar en las puertas pues de no ser de los modelos que son fijos pero con una apertura mediante cerradura o candado a modo de apertura resulta evidente que no se podría poner, pues una cerradura fija y cerrada permanentemente no dejaría entrar ni salir a nadie del lugar.

Pero las anteriores no son las únicas ventajas de las rejas extensibles. La facilidad de montaje de las mismas también es otra característica destacable de ellas. Las rejas extensibles, tal y como se decía, no requieren de grandes reformas ni de obras, las mismas se pueden instalar muy rápidamente y de forma muy fácil en la gran mayoría de puertas y ventanas del mundo.

La facilidad de montaje de las mismas propicia que el coste de instalación sea también bastante bajo, pues mientras soluciones requieren de largos días de trabajo, las rejas extensibles comúnmente pueden estar instaladas en el mismo día en el cual se empiezan a montar. Así, el coste del profesional cerrajero siempre será menos costoso que en otras instalaciones más complejas.

Existen personas que incluso se deciden y atreven con montarse ellas mismas las rejas extensibles. Las compran por ellas mismas y las instalan. Esta práctica, aunque obviamente legitima, no resulta para nada recomendable pues el más mínimo error en el proceso de montaje e instalación puede comprometer toda la seguridad de la reja y provocar que una vez instalada en la práctica no sirva para nada.

Resulta de sobra conocido aquel dicho de que lo barato sale caro y con la seguridad ello es más cierto que nunca. Lo más recomendable es que una instalación y montaje de este tipo esté tan sólo realizado por las manos de un profesional experto que sabe lo que se hace, pues de no ser así el ladrón igual lo tiene muy fácil para entrar a robar al encontrar una vulnerabilidad en la reja instalada, vulnerabilidad que igual a simple vista nosotros no detectamos pero que seguro que el caco sabrá aprovechar rápida y profundamente.

Así, resumiendo lo anterior, puede decirse que tener instaladas rejas extensibles de forma profesional es garantía de seguridad en la vivienda, local o donde sea que las mismas estén instaladas y que no tener instaladas de forma segura esté tipo de rejas en realidad es como no tener nada instalado.

Y lo anterior resulta así para todas las variedades y tipos de rejas que puedan tenerse instaladas. Y es que en realidad no se tiene porque tener una única modalidad de reja extensible, son muchas las empresas, son muchos los locales y muchas las viviendas que tienen varias rejas extensibles instaladas y el modelo y tipo concreto va variando según el tipo de puerta, ventana o lugar donde las tienen instaladas.

Finalmente (en relación con las ventajas de las rejas extensibles) decir que las mismas resultan comúnmente bastante silenciosas. Cabe decir lo de bastante pues el grado de sonoridad de las mismas depende muy mucho de cada modelo en particular y también depende en gran manera de cómo están de engrasados los rieles de la reja, o lo que es lo mismo, de lo bien o mal conservada que está la reja en cuestión.

por que instalar rejas extensibles y sus ventajas

¿Son las rejas extensibles infalibles al 100%?

Las rejas extensibles ofrecen un muy buen nivel de seguridad. Sin duda son una elección muy buena para muchos casos, pero siempre debe tenerse presente que la seguridad absoluta no existe en ningún elemento de la vida, y en el de la seguridad tampoco.

Una reja extensible es muy segura pero no es invulnerable al cien por cien, del mismo modo que no es invulnerable tampoco nada en la vida, ni incluso la caja acorazada más fuerte del mundo puede presumir de ser completamente impenetrable.

Ahora bien, hablando de grados normales de seguridad, las rejas extensibles se sitúan en un nivel muy bueno de seguridad ofrecida. Un muy bien nivel de seguridad ofrecida, pero debe tenerse muy en cuenta que el grado concreto de seguridad también dependerá muy mucho del modelo exacto de reja escogida.

Así, como en cualquier otro producto, en las rejas extensible también existen distintos grados de calidad y habrá unas rejas extensibles mucho más seguras que otras, pero a nivel general sin duda son un elemento muy recomendable.

Un elemento muy recomendable que, por supuesto, siempre puede y debe ir acompañado de otras medidas de seguridad como son buenas puertas o ventanas que las cierren, buenas cerraduras y cerrojos, etc.

En resumen, en lo relacionado con la seguridad de las rejas extensibles puede decirse que las mismas son un muy buen elemento disuasorio de cara a los ladrones. Y ello es así pues, aunque los amantes de lo ajeno cada vez más utilizan herramientas más potentes y sistemas más sofisticados, al encontrarse con barreras de entrada como las rejas extensibles que, como mínimo, les dificultan y retrasan su objetivo, prefieren ir a buscar lugares más vulnerables que les resulten más fáciles de atacar.

Lo anterior queda completamente demostrado en todas las estadísticas que indican que un comercio que tiene instaladas es porcentualmente menos pasto de los robos que sus comercios análogos que no disponen de este tipo de elemento de cierre.

¿Cómo se abre una reja extensible?

Las rejas extensibles resultan de lo más fácil de abrir y cerrar. Una vez abiertas estas rejas se “guardan” a un lado de la puerta o bien una parte a un lado y otra al otro lado (según el modelo), cuando se quiere cerrar la reja tan sólo tiene que arrastrarse la parte hasta la zona de cierre (al final del otro lado de las rejas para las que se guardan a un lado y en el centro de los raíles las que se guardan a ambos lados) y poner la llave y girarla y punto, o poner el candado en algunos casos.

Para finalizar indicar que, tal y como puede imaginarse, la seguridad de las rejas extensibles también tiene mucho que ver con el candado o cerradura que las abra y cierre, pues de nada servirá si el material y anclajes de la reja están muy bien, pero la cerradura que incorpora o mecanismo de cierre que tiene es débil y malo.

Por qué debemos colocar una reja extensible
4 (80%) 2 votos
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter