Cómo instalar un termo eléctrico

te ayudamos a instalar tu mismo un termo electrico

Ya sea la primera vez que se tiene que instalar un termo eléctrico en un lugar o bien se tenga que sustituir un termo preexistente que ya se ha quedado viejo y obsoleto o que se ha estropeado, es importante conocer la forma en como se debe proceder a la instalación de uno de estos aparatos.

Es importante reseñar que cuando se habla de un termo eléctrico se está hablando de una gran variedad de modelos existentes en el mercado y también resulta muy importante de reseñar que instalar un termo eléctrico no es algo que pueda hacerse a la ligera, pues estamos jugando con un elemento sensible que de no instalarlo adecuadamente puede poner en riesgo la seguridad e integridad de todo el hogar, sus bienes y también, incluso, de todas las personas.

El proceso para instalar un termo eléctrico

En este artículo vamos a partir de la base de que cuando hablamos del modo de instalar un termo eléctrico estamos hablando del supuesto de instalación de un termo en un lugar donde ya existía otro modelo preexistente. Y todo ello reiterando siempre que deben de ser manos expertas, manos profesionales las que acometan la labor de instalar un nuevo termo eléctrico (o de cualquier otro tipo se podría añadir).

El primer paso será el de desmontar el aparato preexistente para dejar libre y a la vista toda la instalación y todos los conductos ya preexistentes que hacían funcionar el aparato antiguo que se va a sustituir.

Una vez con todo descubierto y a la vista se procederá a tapar mediante enmasillado todos los agujeros que se hayan realizado para instalar y sostener al termo eléctrico que va a sustituirse y que ahora van a quedar en desuso al no necesitarse los mismos. Es importante destacar que la masilla para esta acción debe de ser masilla extra fuerte.

Una vez desinstalado el anterior termo y enmasillado los agujeros que no van a ser utilizados para ser tapados los mismos llegará el momento de colgar en la pared el nuevo depósito, el nuevo termo eléctrico. Los soportes que vayan a ponerse para sostener en la pared al aparato deben de ser sustituidos los antiguos por unos de nuevos por si los anteriores habían envejecido o el peso era distinto, y, además, en relación con el peso debe de tenerse en cuenta que aquello que se instale a modo de soporte debe de tener la resistencia suficiente para sostener el peso del nuevo termo eléctrico que va a incorporarse.

Lo último mencionado en el párrafo anterior es muy importante, dado que si se comete el error de instalar unos soportes demasiado endebles toda la instalación puede venirse abajo. Puede parecer absurdo tener que advertir de ello, pero no son pocos los casos donde no se han cambiado los soportes y luego las consecuencias han sido desastrosas.

Sangrante es el caso de aquellas personas que tenían un calentador de gas y lo han sustituido por un termo eléctrico, pero sin sustituir las piezas de soporte a la pared y el mismo se les ha venido abajo, y ello ha sido así dado que normalmente los calentadores de gas tienen un peso notablemente inferior a los termos eléctricos y los anclajes de los primeros no sostienen el peso de los segundos.

la instalacion de un termo electrico es algo bastante sencillo

Diferencias en los termos eléctricos

Tal y como se ha venido mencionando existentes distintos tipos de termos eléctricos, tanto en estilo como en capacidad y funcionamiento. En las siguientes líneas vamos a tratar el caso de la instalación de un termo cilíndrico de 80 litros de capacidad. Este sería uno de los tipos de termos eléctricos más estándar y uno de los más recomendados para un hogar donde convida una pareja, es el ideal para dar suministro de agua caliente sanitaria (ACS) a dos personas sin problemas.

Para instalar un termo eléctrico se requerirán una seria de herramientas y materiales además del termo propiamente dicho. Dentro de la lista de herramientas de un fontanero que se necesitarán para llevar a cabo la instalación se encuentra un taladro que haga la función de atornillar, una broca con un diámetro de 10, un soplete, una herramienta rotatoria de gran velocidad, una muela de corte de metal, una llave inglesa y una llave de pico de loro.

Luego dentro de la lista de materiales necesarios para llevar a cabo la instalación decir que será necesario tubo de cobre de un diámetro de 15 mm y de una manguera de 10 mm. Del mismo modo también será necesaria una “T” de cobre, así como un bote decapante, un rosco de estaño, un sellador, distintos racores y manguitos y otros materiales como los soportes anteriormente mencionados o la masilla también ya mencionada.

Instalación paso a paso

Tal y como se indicaba el primer paso para instalar un nuevo termo eléctrico es taponar los agujeros preexistentes que puedan existir. Ello se hará con una masilla extrafuerte y se realiza mezclando los dos componentes que conforman a este tipo de masillas hasta que el producto adquiere una masa consistente y homogénea, la misma se hace servir para taponar los agujeros. No resulta lo ideal, pero en ausencia de masilla extrafuerte, los agujeros podrían taparse con yeso.

Después de enmasillar la pared tapando los agujeros correspondientes será el momento de alisar la pared con una espátula. El paso siguiente será dejar endurecer la mezcla utilizada para tapar los agujeros.

Antes de colgar el termo eléctrico para seguir con el proceso de instalar un termo eléctrico puede ser interesante tapar la salida de humos que pudiera existir previamente si el calentador que había era de gas y requería de una. En el caso de los termos eléctricos la salida de humos no tiene ninguna utilidad y puede ser taponada por completo si se desea. Una buena opción para ello es hacer uso de espuma de poliuretano y masa para posteriormente pintar encima del mismo color que la pared y así dejar invisible el hueco. Otra opción es no eliminar el orificio por completo, se le puede poner una rejilla y que el mismo sirva como mecanismo de ventilación para la dependencia donde se encuentra.

Para colgar el termo primero deberán colocarse los soportes que antes se indicaban. Primero deberán marcarse con un lápiz los puntos donde van a ir exactamente colgados después de proceder a su medición para determinar dicha posición. Una vez determinado el lugar de colgado, se hará el agujero con la broca correspondiente, se pondrán los tacos y luego se sujetarán a estos las piezas del soporte que correspondan.

Con todo lo anterior realizado habrá llegado el momento de presentar en la pared el termo eléctrico y si todo resulta correcto colgarlo. Luego se seguirá con el proceso de instalar un termo eléctrico con la sujeción del mismo a los soportes que se acaban de preparar para sostenerlo.

Llegados hasta este punto será el momento de preparar todas las conexiones. Empezaremos por el adecuado sellado del tubo que sirve de toma al agua caliente para evitar que se puedan producir fugas de agua de cualquier tipo y como que la válvula mezcladora que se va a colocar en ese tubo no será del mismo diámetro que este deberemos primero colocar en el mismo una pieza reductora para que luego la misma se adapte perfectamente.

Después llegará el momento de colocar una válvula anti-retorno en el conjunto de la válvula termostática mezcladora con la finalizar de evitar que se pierda presión en el circuito en algún momento. Todo ello se conectará a la toma de agua caliente que anteriormente se habrá preparado. Todo debe de resultar muy bien apretado y las roscas deben llevar añadido un hilo sellador, todo ello con la finalidad de evitar que existan perdidas de agua en un futuro.

Preparada la instalación de agua caliente llegará el momento de preparar la conexión con el agua fría. Para ello, para llevar a cabo está labor se deberán llevar a cabo las labores de soldadura correspondientes con la finalidad de dejar bien preparadas las piezas para su conexión.

Hasta aquí habremos realizado la parte esencial para la instalación de un termo eléctrico, una vez realizado todo ello tan sólo quedará conectar un tubo de plástico en la zona de salida de la válvula de seguridad con la finalidad de generar un conducto por el cual sea necesario realizar un vaciado del depósito si en algún momento resulta necesario.

A partir de aquí puede decirse que tan sólo quedan dos pasos necesarios: el primero es el de pintar con una brocha las zonas que hayan quedado de color cobre u otras zonas que se hayan podido quedar de un color distinto al de la pared, así como darle unos acabados estéticos para que la presencia final sea perfecta y ya por último tan sólo será necesario conectar a la corriente eléctrica el termo instalado para comprobar que el mismo se enciende correctamente y que comienza a realizar su función sin ningún tipo de impedimento ni de problema.

Ante cualquier urgencia, problema o duda que le pueda surgir en este tutorial puede contactar con nuestros fontaneros profesionales.

¿Necesita un fontanero?

Cómo instalar un termo eléctrico
5 (100%) 2 votos
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter