Aprende a analizar la dureza del agua en casa

te enseñamos como analizar la dureza del agua en este articulo

El agua puede tener distintos grados de dureza y esa variable es importante de conocerla por distintos motivos. La dureza del agua puede medirse de distintas formas, pueden desde hacerse medios análisis caseros en la dureza de la misma, hasta encargar profundos análisis profesionales.

En este texto vamos a centrarnos en la forma de conocer la dureza que tiene el agua de nuestro hogar sin necesidad de tener que hacer grandes dispendios, conoceremos el modo de analizar la dureza del agua con métodos caseros y desde la comodidad del mismo hogar.

Los motivos por los cuales analizar la dureza del agua

Tal y como se indicaba, conocer la dureza que tiene el agua que consumimos y utilizamos es muy importante por distintos motivos. Motivos entre los cuales se encuentran causas asociadas a un coste económico como puede ser el caso del gasto que deberemos hacer para reparar obstrucciones en la instalación por un exceso de dureza en el agua, gastos asociados a las averías que puede producir en determinados aparatos electrodomésticos (calentadores de agua, lavadoras, etc.) un agua excesivamente dura o, incluso, algo más grave: los daños, consecuencias y costes que puede comportar para la salud humana un agua dura en exceso.

En el último caso anteriormente expresado, analizar la dureza del agua se convierte en algo incluso vital para la salud, pues un agua que tenga una dureza desmesurada puede comportar problemas renales, además de generar daños en la piel de las personas entre otros.

¿Qué es la dureza del agua?

Pero después de leer todo lo anterior puede que muchas personas se pregunten por aquello que es la dureza del agua. Igual muchas personas ya conocen este concepto, pero de buen seguro que habrá muchas otras personas que habrán escuchado hablar del mismo, pero desconocerán en realidad su significado y de buen seguro también que habrá muchas otras personas que ni tan siquiera habrán escuchado hablar de nada relacionado con la dureza del agua, por todo ello en las siguientes líneas vamos a realizar una breve exposición del concepto relacionado con la dureza del agua.

Cuando se está hablando de dureza del agua, se está hablando del nivel de minerales concentrados en la misma que se encuentran. Dicho de otro modo, el agua contiene distintos minerales -siendo especialmente relevantes las sales de magnesio y el calcio-, de una forma resumida y sencilla podremos decir que a cuanto mayor sea el grado de minerales que contiene esa agua en concreto mayor será su dureza.

Atención que hablar de un grado de dureza elevado no significa hablar, ni mucho menos, de una mayor potabilidad o no del agua. El agua puede ser, y es, potable del mismo modo sea más o menos dura (siempre y cuando cumpla con los estandartes sociosanitarios y legales de todo tipo para que sea considerada potable para el consumo humano, para la ingesta de las personas), pero la dureza mide algo distinto a la potabilidad o no, mide la concentración mineralógica.

La importancia de analizar la dureza del agua

Analizar la dureza del agua resulta sumamente relevante por los motivos que ya se han descrito en párrafos anteriores y que no resulta necesario volver a desgranar ahora, pero sí que conviene enfatizar en los costes (sanitarios, económicos y de todo tipo) que tener un suministro de agua excesivamente dura puede conllevar.

Realmente el agua dura es todo un problema en muchas zonas de España, y ello es así pues existen muchas zonas del país donde el agua que sale del grifo puede decirse que tiene un grado de dureza elevado. Espala es un país donde se puede consumir agua del grifo sin ningún tipo de problema, pero también es un país donde la dureza del agua es un problema en muchos lugares y ello conlleva que en muchas ocasiones ese exceso de cal conlleve una merma en la calidad de la misma y deban plantearse medidas correctoras para intentar paliar los efectos de esa elevada dureza.

Así, para conocer el grado de dureza del agua que nos llega hasta nuestro domicilio no queda otra que analizar la misma, amén de otras soluciones como consultar en foros y demás lugares sobre la dureza de esa zona en concreto y otras acciones que puedan tomarse

Cómo analizar el agua de forma casera

Cabe decir que todo lo que en este artículo se proponga sobre el modo de analizar la dureza del agua es de carácter casero como ya se ha venido diciendo con anterioridad. Ello es muy importante de resaltar, pues si realmente quieren obtenerse resultados fidedignos 100%, medibles por completo y con parámetros técnicos completos convendría hacer un análisis de la dureza de la misma en un laboratorio de forma profesional, pero sin duda para hacerse una idea de la dureza del agua que nos lleva e incluso para tomar decisiones al respecto un mero análisis casero puede sernos en la mayoría de las ocasiones más que suficiente.

Para analizar la dureza del agua de forma casera lo primero de lo que uno deberá proveerse es de los elementos necesarios para poder llevar el análisis de forma casera. Grosso modo podremos decir que será necesario una probeta donde practicar los análisis y los reactivos que llevarán a poder analizar la muestra.

El proceso de análisis es muy fácil y no debería llevar más de 5 minutos. Concretamente el mismo se realiza rellenando la probeta con agua hasta el punto indicando en el kit de análisis -y siempre después de haber enjuagado la probeta antes de rellenar la misma-, y una vez rellenada a la probeta a la misma se le añaden las gotas del reactivo indicadas en las instrucciones concretas del producto analizador adquirido.

con unos test de dureza conseguiras analizar el agua de tu hogar

A partir de aquí el agua analizada puede tomar dos caminos. El primero es que la misma adquiera un color tirando a rojo, mejor dicho, que adquiera una tonalidad rojiza. Si ese es nuestro caso entonces nos encontraremos ante un escenario de agua dura. Si por el contrario, el agua analizada adquiere un tono azul, un color azulado entonces nuestro nivel de dureza del agua no será muy elevado. Dicho de otro modo, también, si el agua se torna de color azulado no existirá un alto grado de concentración en el agua.

Partiendo de la base que este primer análisis ha determinado que existe un alto nivel de concentración de cal en el agua, es decir, que el agua analizada tiene un alto grado de dureza, entonces habrá llegado el momento de terminar el grado de dureza concreto que tiene la misma.

Para analizar el grado concreto de dureza del agua, se cogerá el segundo reactivo que se encuentra en un kit para analizar la dureza del agua y se van añadiendo gotas a la mezcla anteriormente analizada. A cada gota que se ponga en la probeta el agua de color rojizo se irá tornando de color azulado, cuando la misma se haya tornado de un tono azulado significara que ya no tiene una alta concentración de cal en ella por lo cual será menos dura. Entonces el grado concreto de dureza dependerá de las gotas que hayan sido necesarias para tornar el color rojizo en color azulado, cada gota que se ha incorporado a la mezcla significa un grado más de dureza en el agua (grado uno, grado dos, etc.)

Por supuesto lo anterior no nos habrá arrojado unos resultados concretos y exactos, no tendremos una cifra numérica exacta del grado de dureza del agua, pero por un coste muy reducido podremos saber si el agua es considerada dura o no y, en caso afirmativo, si lo es en un grado muy elevado o no.

Soluciones ante el agua dura

Y una vez se ha procedido a analizar la dureza del agua qué hacemos podrán preguntarse también muchas personas. Bien, la primera respuesta evidente es conocer la realidad. Esta es la parte central y evidente de todo, conocer si el agua es dura o no es dura y en que grado lo es (de serlo) nos sitúa en un escenario en el cual como mínimo ya podemos ser conscientes a la realidad a la que nos enfrentamos.

A partir del conocimiento de esos datos es que podemos plantearnos tomar medidas correctoras al respecto. No podremos cambiar la dureza del agua por nosotros mismos de la zona en la que vivimos, eso es evidente, pero sí que podemos tomar medidas paliativas para hacer que el agua que nos entra a nuestro domicilio nos llegue algo, o bastante menos dura.

Existen distintas soluciones técnicas que se pueden implementar con la finalidad de reducir la dureza del agua y que la misma tenga unos niveles de cal que resulten recomendables y recomendadas. Las soluciones más útiles y utilizadas son las basadas en el uso de descalcificadores y también las basadas en sistemas de ósmosis.

A partir de lo anterior será necesario analizar cada caso en particular, las características de cada cliente, sus necesidades y su presupuesto y tomar unas u otras medidas correctoras.

Aprende a analizar la dureza del agua en casa
5 (100%) 5 votos
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter